La cosecha de 2015

DSC02554Con la llegada de las primeras lluvias, la cosecha de jaboncillo de este año está terminando.  Era interesante ver como partes del paíz que han estado en sequía tuvieron mejor cosecha que partes donde han tenido algo de lluvia, aún en medio del verano. Como no somos cientificos, todo lo que estamos observando es nuevo para nosotros. Nunca había fijado mucho en las formas de las copas de los árboles, ni en el color de su corteza, ni en como son sus raíces, pero todo eso es importante para el estudio.  ¿Hay una sola variedad de jaboncillo en el paíz o estamos hablando de 2-3-4 variedades?

Como tampoco tenemos un trasfondo en negocios, la curva de aprendizaje es enorme en este sentido también.  Etiquetas, nombre de marca, paquetes.  No tuvimos ni idea de cuantas decisiones hay en el desarrollo de una compania.  Y eso es ni de hablar de las cosas de tecnología que ya son parte integral de los negocios.

Es bonito aprender.  Es bueno enfrentar retos, aún cuando estamos a la edad de supestamente jubilarnos. Es valioso crecer, no solamente en conocimiento, o en ventas, pero también en valentía. De todas las cosas que estamos aprendiendo, creo que una de las más importantes es de la perseverancia.  No tenemos guarantizados el éxito.  Las buenas intenciones de ayudar a mucha gente no aseguran que la gente van a comprar nuestro producto.  Puertas cerradas no necesariamente indican fracaso.  Hay que tomar el siguiente paso y seguir buscando las puertas abiertas. Puede ser que la mejor cosecha del 2015 ha sido en nosotros mismos.