Burbujas

Hay muchas razones por los cuales empezamos a vender jaboncillo.  Algunos no tienen nada que ver con limpiando algo. La meta original para empezar cualquier negocio era de proveer un nuevo fuente de ingresos para personas quienes viven en areas rurales de Honduras.

Una amigo quien trabajó en proyectos de reforestación necesitaba muestras de semillas de jaboncillo. Descubrimos que el fruto del jaboncillo hace un buen jabón natural y que el árbol crece en muchas regiones de Honduras–en suelo pobre donde otras siembras no prosperan. Impresionante, pero seguimos encontrando más y más razones para promover el jaboncillo.

Habíamos encontrado un buen producto, que puede proveer un ingreso adicional en áreas rurales en Honduras, crece en suelo pobre, promueve reforestación, es bueno para el medio ambiente y hasta puede reducir el uso del agua.  Especialmente comparado con otros productos ecológicos, el jaboncillo es económico.

Entonces, al usar jaboncillo, ayuda a personas y el medio-ambiente a un buen precio. ¿Qué más puede desear?

Bueno……..burbujas.

A mi me gustan las burbujas.  Hasta enseñé a mis hijos a lavar los trastes dejandoles jugar con burbujas en el agua.  Las burbujas son muy divertidos.  Entiendo porque algunas personas me han dicho que usaría jaboncillo si solamente harían más burbujas.  Para mucha gente, burbujas=poder de limpieza.

Cierta cantidad de burbujas nos informa que hay jabón en el agua, porque el jabón rompe la tensión en el superficie del agua. Pero, muchas burbujas usualmente quiere decir que contiene glicerina o otro agente espumante.  Glicerina hace buenas burbujas, pero no es un jabón.  La mayoría de detergentes o jabones comerciales hacen muchas burbujas, porque las burbujas se venden.

Entonces, mientras entiendo la facinación de burbujas, me parece que tiene sentido sacrificar la burbujas por las muchisimas razones que hace el jaboncillo una buena manera de limpiar casi cualquier cosa que necesita ser lavada. ¿Está de acuerdo?